ntermedia_058_09indiba

 

RECUPERADOR  ELÉCTRONICO INDIBA

El Recuperador Electrónico de Indiba es un aparato que transforma una energía fría de alta frecuencia relativa (0,5 “Mhz.”) en temperatura interna. Es decir, un aparato que al aumentar la temperatura interior del cuerpo y transmitirle una corriente eléctrica de bajo voltaje, permite resolver diversas y variadas dolencias. Dotado de dos métodos de aplicación hipertérmicos -el capacitivo y el resistivo- se trata de un equipo que funciona -en el primer caso- de manera similar a un condensador eléctrico y que está constituido por la interposición de una capa dieléctrica entre dos capas metálicas que sirven de almacenaje y dos electrodos que se aplican sobre el cuerpo. uno aislado móvil (TEC) y otro fijo y de acero inoxidable (TER). Ambos tienen esa propiedad de transformar energía fría en temperatura similar a la del propio organismo.

Ahora bien, no confundamos calor con temperatura. El cerebro humano, por ejemplo, se lesiona de gravedad si llega a más de 42 grados por lo que aplicar fuentes de calor externas es muy arriesgado. Sin embargo, la temperatura es una medición de los grados de calor y la ventaja del sistema del que hablamos es que, al aplicarse el tipo de corriente que use y al ser el tejido del cuerpo semiconductor, se establece una resistencia que provoca una caída de voltaje y su posterior disipación, es decir, transforma esa energía fría de alta frecuencia relativa en un aumento de temperatura que no quema y va del interior del cuerpo hacia el exterior. ¿Qué sucede en cambio con otros aparatos cuando las frecuencias son muy elevadas? Pues que en lugar de una caída de voltaje se produce un movimiento molecular que puede ser contraproducente.

El inventor del aparato, el ingeniero catalán José Calbet, lo explicaba así en nuestro anterior artículo: “Si usted va a la playa, toma un baño de agua muy caliente o recibe durante algún tiempo el impacto de rayos infrarrojos u onda corta se producirá un sobrecalentamiento del tejido, lo que en todos los casos ocasionará en mayor o menor medida pérdida de elasticidad y flacidez del tejido. Pues bien, tras una sesión con nuestro aparato lo que se constata es lo contrario: una progresiva reafirmación del tejido”.

¿Y cómo actúa el aparato? El propio Calbet lo explica:

Hoy se acepta que  causas  variedades desencadenan una enfermedad  pero lo cierto es que cuando algo no anda bien el cuerpo emite señales de alarma. Bien, pues el organismo tiene un campo de actuación determinado y cuando se desajusta o le falta estimulación y no es capaz de repolarizarse por sí mismo, empieza a fallar o lesionarse; Es entonces cuando aparece la enfermedad y el “chivato” -en forma de dolor- se “enciende.

Pongamos como ejemplo el caso de los catabolitos tóxicos y en particular de los radicales libres, considerados responsables del envejecimiento y debilitamiento de las defensas naturales. Sería muy largo explicar ahora con toda precisión lo que son pero digamos, de forma abreviada, que se trata de un sistema de iones compuestos que desequilibra progresivamente todo el conjunto molecular del tejido, lo que perjudica el metabolismo y el sistema nutritional linfático.

Al tratarse de una alteración celular que afecta a todo el sistema interno será necesario activar la vitalidad tisular del tejido para asegurar la presencia de una población celular joven que intervenga en el proceso de proliferación mitótico y sea capaz de detener esa desordenada replicación. Pues bien, el aparato, al intensificar esa actividad celular, actúa a modo de vasodilatador y al incrementar la circulación sanguínea y linfática estimula y oxigena la respiración endocelular, lo que contribuye a la expulsión de los radicales libres.

Lo que hace, en suma, es actuar desde dentro potenciando el sistema eléctrico interno y activar las células oxigenándolas para darlas así más fuerza al luchar contra la agresión; De esa forma no sólo disminuye el dolor causado por la dolencia sino la propia enfermedad…….. Porque no podemos combatir la disfunción desde fuera sino que tenemos que hacerlo también desde dentro; y eso es lo que hace de este aparato un instrumento valiosísimo ya que se trata de un sistema bien tolerado y no agresivo para el organismo.

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: