º

images aditibos alimentarios


Hoy en día, prácticamente todos los alimentos procesados contienen una larga lista de conservadores, colorantes, aromatizantes, emulsionantes y más
Cuando los alimentos son procesados no sólo pierden valiosos nutrientes y fibras, sino también pierden la textura, variación natural y sus sabores. Después del procesamiento, lo que realmente queda es un pseudo-alimento sin sabor, que para la mayoría de las personas sería poco apetecible.

Algunos aditivos alimentarios son peores que otros. Aquí una lista de los que debería evitar:

Endulzantes Artificiales
El aspartame, también conocido como Nutrasweet y Equal, se cree que es cancerígeno y es responsable de más reportes de reacciones adversas que el resto de los alimentos y aditivos alimentarios combinados.

El endulzante artificial Acesulfame-K se ha relacionado con tumores renales. Todos los endulzantes artificiales son malos

Jarabe de Maíz de Alta Fructosa
El jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) aumenta el colesterol LDL (“malo”) los niveles de colesterol y contribuye al desarrollo de la diabetes.

Glutamato monosódico (MSG)
El MSG se usa como un potenciador del sabor. Es una excitotoxina, una sustancia que estimula excesivamente a las células al punto de dañarlas o matarlas.

Grasas trans
Numerosos estudios demuestran que las grasas trans aumentan los niveles de colesterol LDL y aumentan el riesgo de ataques cardiacos, enfermedades cardiacas y derrames cerebrales.

Colorantes alimentarios comunes
Los colorantes artificiales pueden contribuir a problemas de conducta en niños y causar una reducción significativa en el coeficiente intelectual.

Sulfito de sodio
Este es un conservador usado en alimentos procesados. Las personas que son sensibles al sulfito pueden experimentar dolores de cabeza, problemas respiratorios y erupciones. En casos graves, los sulfitos pueden causar la muerte.

Nitrato de sodio/nitrito de sodio
Este común conservador se ha relacionado con varios tipos de cáncer.

BHA y BHT
Butilhidroxianisol (BHA) y hydrozyttoluene butilado (BHT) ambos con conservadores que afectan el sistema neurológico del cerebro, alteran el comportamiento y tienen el potencial de causar cáncer.

Dióxido de azufre
En los Estados Unidos, los aditivos de azufre son tóxicos, han sido prohibidos en frutas y vegetales crudos. Las reacciones adversas incluyen problemas bronquiales, presión arterial baja y shock anafiláctico.

Bromato de potasio
Este aditivo es utilizado para aumentar del volumen de algunos panes. Se sabe que causa cáncer en animales, e incluso pequeñas cantidades podrían causar problemas en los seres humanos.

Si alguna vez ha leído las listas de los ingredientes en los alimentos envasados, sabrá que hay mucho más en los alimentos en estos días que lo que contenían en las generaciones pasadas.

Hoy en día, prácticamente todos los alimentos procesados contienen una larga lista de conservadores, colorantes, aromatizantes, emulsionantes y más—y al menos que compre en un supermercado que se especialice en alimentos naturales, atrás se quedaron los días en que una barra de pan solo contenía un pocos ingredientes.

Un aditivo alimentario se refiere a prácticamente cualquier sustancia añadida a un alimento, pero de acuerdo con la definición de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), un aditivo alimentario es “cualquier sustancia cuyo uso es o lo que se podría esperar razonablemente –directamente o indirectamente—que se convierta en un componente o que afecte las características de cualquier alimento.”

Actualmente más de 3 000 aditivos alimentarios son agregados a los alimentos; lo ideal sería que se mantuviera alejado de todos o la mayoría de ellos, pero si es nuevo en este tema, los 10 mencionados anteriormente son excelente punto de partida para eliminarlos de su alimentación, tan pronto como sea posible.

¿Qué Es lo Que en Realidad Está Consumiendo?

Cuando compra un paquete de queso, espera que sea hecho de leche y sal…esperaría que el pan contuviera harina, levadura, etc., y al momento de comprar una lata de frijoles, podría pensar que sólo contiene granos de frijoles.

En realidad, el queso comúnmente tiene conservantes y colorantes. El pan contiene jarabe de maíz de alta fructosa, conservadores y en ocasiones grasas trans. E incluso los frijoles enlatados suelen contener una gran cantidad de aditivos, incluyendo: jarabe de maíz, colorantes y otros endulzantes, además de ser envasados en una lata que probablemente les filtra BPA de su revestimiento.

El hecho es que, si usted es como la mayoría de las personas que gastan el 90 % de su presupuesto de alimentos en los alimentos procesados, quiere decir que está comiendo estos aditivos y algo más… que es preocupante cuando empieza a ver sus efectos potenciales en la salud

Cáncer: Los aditivos relacionados con el cáncer–BHA/BHT, galato de propilo, grasas trans, aspartame, azul 1,2, amarillo 6, bromato de potasio y más—están presentes en un sin número de productos de productos, desde productos para hornear, chicles hasta consomés de pollo, cereales , embutidos, aceites vegetales y papas fritas.

Si lleva una alimentación a base de alimentos altamente procesados, es una indicación que se está exponiendo a las toxinas que causan cáncer, a través de cada alimento que come Disruptores hormonales: Un análisis publicado en la revista Chemical Research in Toxicology, encontró, durante su investigación,  31 posibles aditivos alimentarios que imitan al estrógeno.

Estos incluyen galato de propilo, un conservador utilizado para evitar que las grasas y aceites se echen a perder, y 4-hexilresorcinol, que es utilizado para prevenir la decoloración en los camarones y otros crustáceos.

Sustancias químicas con efectos similares al estrógeno,  conocidos como xenoestrógenos, se han relacionado a una serie de problemas de salud en los humanos, incluyendo un menor conteo de espermatozoides y mayor riesgo de cáncer de mama.

Problemas Conductuales: Un ensayo aleatorizado a doble ciego, cuidadosamente diseñado, controlado con placebo publicado en la revista The Lancet concluyó que una variedad de colorantes alimentarios comunes y el conservador benzoato de sodio—presente en muchas sodas, jugos de frutas y aderezos para ensaladas—provocan que algunos niños se hagan mediblemente mas hiperactivos y distraídos.

Menor Coeficiente Intelectual: El estudio The Lancet, mencionado anteriormente, también encontró que los colorantes alimentarios enlistados con la letra E (por ejemplo, tartrazina (E102), Ponceau 4R (E124), amarillo (E110), carmoisina (E122), amarillo de quinoleína (E104) y rojo allura AC (E129) causan tanto daño al cerebro de los niños como el plomo de la gasolina, lo que resulta en una reducción significativa en el CI.

Fuente:

 

A %d blogueros les gusta esto: