La respuesta corta es sí, el aceite de coco es saludable y a sido saludable  durante milenios , ha sido un alimento básico, que proporciona grasa de alta calidad que es importante para gozar de una salud óptima.

Apoya la función tiroidea, normaliza la función de la insulina y leptina, acelera el metabolismo, y proporciona un excelente combustible para el cuerpo, que es fácilmente disponible, en lugar de los carbohidratos (que necesita evitar si desea bajar de peso).

Un beneficio realmente importante del aceite de coco se relaciona con el hecho de que las cetonas que su hígado crea a partir de él, son el combustible preferido de su cuerpo, en especial para su corazón y cerebro, y podría ser clave para la prevención de las enfermedades cardiacas y el Alzheimer. De verdad es un alimento básico y saludable que debería estar en la cocina de todos.

El aceite de coco contiene triglicéridos de cadena media (MTCs, por sus siglas en inglés), y el tamaño más pequeño de sus partículas, les ayuda a penetrar las membranas celulares con mayor facilidad.

Sin embargo, el aceite MCT tiene una concentración mucho mayor de estas grasas de cadena más corta, que se convierten en cetonas con mayor eficacia; el ácido caprílico o C8 tiene la mayor capacidad de convertirse en cetonas.

Los MCTs no requieren enzimas especiales y el cuerpo puede utilizarlos de manera más eficaz, y con ello ejercer menos presión al sistema digestivo. Normalmente, una grasa consumida debe emulsionarse con la bilis de la vesícula biliar antes de que se descomponga y sea debidamente absorbida.

Por lo tanto, con frecuencia las grasas de cadena larga terminan siendo almacenados en sus células adiposas.

Sin embargo, su cuerpo trata a los MCT de manera distinta. Los MTC evitan el proceso de bilis y almacenamiento de grasa y van directamente hacia el hígado, donde se convierten en cetonas.

Su hígado libera rápidamente las cetonas en el torrente sanguíneo donde se transportan hacia su cuerpo para ser utilizadas como combustible. De inmediato se convierten en energía en lugar de ser almacenadas como grasa, los MTC aceleran su metabolismo corporal y ayudan a estimular la reducción del peso.

El Aceite de Coco Promueve la Salud de la Tiroides

Una parte de sus beneficios para la salud también se relacionan con un impacto beneficioso en la tiroides. A diferencia de muchos otros aceites, el aceite de coco no interfiere en la conversión de las hormonas T4 en T3.

Las T4 deben convertirse en T3 con el objetivo de crear las enzimas necesarias para convertir las grasas en energía. Parte de lo que hace que los aceites vegetales procesados sean tan perjudiciales para la tiroides es que se oxidan con rapidez y se hacen rancios, esto impide que los ácidos grasos se depositen en sus células, lo cual perjudica la conversión de T4 en T3. Esto es síntoma del hipotiroidismo.

El aceite de coco es una grasa saturada y por lo tanto es muy estable y no es susceptible a la oxidación. El hecho de que no se hace rancio ayuda a aumentar su función tiroidea.

Con el tiempo, eliminar los aceites vegetales procesados de su alimentación y reemplazarlos con aceite de coco puede ayudar a reconstruir las membranas celulares de su hígado (donde ocurre gran parte de la conversión de la hormona tiroidea), y aumentar la producción de enzimas. Esto le ayudará a promover la conversión de las hormonas T4 en T3.

La grasa más común en el aceite de coco es el ácido láurico, a menudo se le considera como una grasa “milagrosa” debido a sus propiedades únicas, promotoras de la salud. El cuerpo convierte el ácido láurico en monolaurina, que tiene propiedades antivirales, antibacterianas y antiprotozoarias.

A menudo, los problemas de la tiroides se vinculan con inflamación crónica, que el ácido láurico que hay en el aceite de coco, puede ayudar a reducir. Por lo general, para obtener todos los beneficios para la salud y de reducción de peso que ofrece el aceite de coco, recomiendo consumir de 2 a 3.5 cucharadas al día en adultos.

¿Quién le Paga a la AHA? ( Asociación  Americana de Alimentación)

La ciencia reveló que la alimentación baja en grasas es desinformación promovida por las corporaciones, sin embargo, la AHA sigue insistiendo en que esa es una opción saludable para el corazón. ¿Por qué?

Como destacó la cardióloga Dra. Barbara Roberts en un artículo publicado en The Daily Beast, que fue publicado en el año 2014, “La respuesta rápida: dinero dulce miel”. Roberts señala que una de las razones por las que la AHA se aferra a “recomendaciones que van en contra de la evidencia científica” es debido a sus vínculos con las grandes empresas de comida.

Una de sus principales fuentes de ingresos es su programa de certificación de alimentos Heart-Check. Se supone que esta etiqueta de certificación hace que sea más fácil para el consumidor seleccionar los productos a incorporar en una alimentación cardiosaludable.

Las compañías pagan alrededor de $ 700 000 dólares al año, por el derecho a llevar esta marca en sus envases. A partir del 2014, la AHA aprobó alrededor de 890 alimentos saludables para el corazón, incluidos pan, cereales, pastas y salsas para pasta, papas, sustitutos de huevo, frutas deshidratadas y enlatadas y carnes procesadas.

Es decir, una gran cantidad de cosas que en realidad no debería comer si se preocupa por su salud en general, y en particular por su corazón. Por ejemplo, las carnes procesadas se han considerado tan peligrosas que no tienen un límite seguro. La AHA también respalda los sándwiches Subway y los Cheerios, y está patrocinada por una larga lista de compañías farmacéuticas. Como señala Roberts:

“Los alimentos que contienen azúcar añadida son aún más problemáticos…. La AHA recomienda a las mujeres, consumir menos de 6 cucharaditas (100 calorías) de azúcar al día y a los hombres, menos de 9 cucharaditas (150 calorías).

Sin embargo, hay artículos que reciben la aprobación del programa Heart-Check a pesar de estar cerca o en el límite de azúcar, tales como las batatas confitadas Bruce’s Yams…

De hecho, hasta el año 2010, el logotipo de Heart-Check fue colocado en una bebida llamada Chocolate Moose Attack, que contenía más azúcar por onza que una Pepsi regular. Y hasta el año [2014], Heart-Check aprobó muchos alimentos que contenían grasas trans…”.

comprar aceite de coco

A %d blogueros les gusta esto: